Cómo escoger el vino para una boda

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Cómo escoger el vino para una boda

05/02/2015 18:24

Cómo escoger el vino para una boda

El vino es uno de los pocos invitados que no puede faltar en ninguna boda y es importante saber cuales de estos encajan mejor en los diferentes eventos.

 

¿Cuántas botellas necesito?

Cada boda tiene un presupesto, sea de 1.000€ o de  100.000€, lo primero es saber cuantas botellas necesitarás  y en función de eso elegir el precio por botella que puedes gastar.

En este tipo de eventos se suele calcular una botella por cada 2,15 personas, es decir, deberás dividir el número de invitados por 2,15 para calcular el número de botellas. Si fueran 100 invitados, necesitarías 46 botellas de vino.

 

Vale, y ¿de qué tipo?

Aquí no hay una fórmula mágica, el tipo de vino dependerá mucho del menú, el tipo de evento, edad de los asistentes… Pero como regla general quédate con esto:

  • Boda en salón interior: La gente en sitios cerrados tiende a beber más tintos, sobretodo si el clima todavía es fresco (principios de primavera, otoño o invierno) . Así que está bien estimar un 50% de tinto un 25% de blanco y un 25% de espumoso.
  • Boda en comedor al exterior: Cada vez son más típicas este tipo de bodas, aquí la gente suele tomar vinos más frescos (blancos y rosados), podrías calcular un 30% de tinto, un 30% de blanco, un 30% de espumoso y un 10% de rosado (si en el menú son protagonistas los mariscos y pescados puedes aumentar este porcentaje).

 

Cuánto champagne/cava necesitaré para el brindis nupcial.

Calcula entre 7 y 9 comensales por botella (7 para los bebedores y 9 para los estándar). Con esto tendrás suficiente para llenar media copa de espumoso y otra media de burbujas.

¿Y qué vinos escojo?

Bueno, una vez más, lo único fijo es que necesitarás un espumoso para brindar (si  a alguien se le ocurre brindar con gaseosa o cerveza se ganará mi odio eterno)

¿Algunas cosas a tener en cuenta para tomar la decisión?

  • Quién va a asistir: género, hay no bebedores, ecologistas, edades de las personas y de dónde son (el vino es un producto muy localista no está de más tenerlo en cuenta a la hora de escogerlos).
  • Si el menú consta de platos contundentes, los vinos principales han de ser tintos con cuerpo  (crianzas y reservas). Echa un vistazo a Faustino Gran Reserva, Abadengo Reserva o Protos Crianza.
  • Si los platos son más ligeros, tu elección debería ir a por vinos más frescos, rosados, blancos o tintos suaves. Como el Protos Verdejo el Tintoralba Rosado o el Cloe de Chinchilla Wines
  • Si decides una boda temática, también tendrás que tenerlo en cuenta.

 

El vino tinto.

El favorito entre los favoritos.  En la mayoría de los casos tendrán que ser el 50-60% del total de vinos. Afortunadamente nuestro país es tierra de tintos, por lo tanto no tendrás difícil escoger el adecuado.

¿Tienes dudas de cual debe ser? Escógelo de una forma divertida, compra 4 o 5 botellas de vinos que estén dentro de presupuesto y cátalos con amigos y/o familiares.

  • Vinos tintos suaves: Puedes buscar vinos jóvenes (que no han pasado por madera), robles (que han tenido un ligero paso por barrica) o de maceración carbónica (con un tipo de fermentación que hace que se conserven todos los aromas de la uva).
  • Vinos tintos con cuerpo: Los crianzas, reservas y grandes reservas son los reyes. Puedes buscar una DO tradicional (Rioja, Rivera del Duero y Priorato) o buscar apuestas más atrevidas.

 

Vino Blanco.

Si bien no tiene tanta importancia como los tintos, siguen siendo imprescindibles a lo hora de elaborar la carta.

Como norma general, los vinos a escoger serán ligeramente ácidos (frescos) en verano como el Sauvignon Blanc, Verdejo o Pinot Grigio, o aromáticos (a riesgo de generalizar, gustan especialmente a las mujeres), moscateles, chardonnays, gwetztraminer…  

Si quieres vinos  más especiales, te recomendamos con vinos blancos con crianza sobre lías, que le aportan al vino una finura y complejidad (aromas a panadería) espectacular. Por ejemplo nuestro campillo fermentado en barrica.

 

Espumosos.

Llegamos a un punto polémico (nature vs brut-nature). Como pasaba hace unos años con el vino joven vs crianza, últimamente da la impresión de que el único cava válido es el seco (brut-nature). Aquí mi opinión (100% personal):

¿El cava va a acompañar a un plato principal o al postre? Si es lo primero, tu única opción es un brut nature.

Sin embargo, si únicamente va a ser para acompañar al postre o como brindis, yo iría de cabeza a por un semiseco (brut). En un mismo rango de precios un vino semiseco (con 32-50 gramos de azúcar por litro) siempre va a ser mucho más agradable y fácil de beber que uno seco. Y más en una boda, dónde la variedad de invitados es tan diversa.

Rosados,

Aunque menos habituales, son perfectos para eventos al aire libre y los acompañantes perfectos si apuestas por una comida exótica. (thai, japonesa, mexicana…). El cava rosado tampoco es una opción a descartar.

Y si no quieres complicarte la vida y/o quieres un vino personalizado…

Contacta con ENODISEÑOS.

Nosotros nos encargaremos de seleccionar los vinos ideales para ti y tus invitados, además (si así lo desas) personalizaremos las botellas para que tu boda se convierta (más si cave) en un inolvidable.